La voz del alma…

 

 

“La voz del alma está debajo de la voz de la mente.
Está metida en la piel y se siente
limpia y sin tinieblas.
La voz del alma no está enviciada
No olvida de donde procede
ni se aturde por perderse y sentirse desbordada.
El alma sabe y recuerda bien quien eres
aunque tu mente lo haya olvidado,
lo niegue o lo tenga sepultado en tu propio inconsciente.
La voz del alma jamás necesita defenderse.
No es fanática de nada, comprende a través de lo que siente
y sabe escuchar al cuerpo que tanto hemos maltratado.
La voz del alma no se confunde, no se aprovecha.
Si la ves y la sostienes, te conecta a mundos impensados.
Yo me detengo a darle su espacio y mi silencio.

Necesito que me muestre, detrás de mi ruido,
todo eso que en mi apuro yo no estaba viendo”.

 

 

Alejandra Baldrich

 

Valora el artículo "La voz del alma…"

0 / 5 (0 votos)